Jóvenes de la Diócesis de Goya de misión en Colonia Porvenir

Info General - 19/01/2020

Los jóvenes de la parroquia Nuestra Señora del Rosario, la cuasiparroquia San Pantaleón y del grupo pastoral del Instituto Alberti realizaron una misión juvenil en Colonia Porvenir, localidad distante a unos 10 kilómetros al sur de la ciudad Goya. Estuvieron acompañados por el vicario general de la Diócesis de Goya, presbítero Juan Carlos López y por el presbítero Víctor Hugo Arroyo.

 

 

La actividad se desarrolló en la capilla de Nuestra Señora de Pompeya y la celebración eucarística de envío misionero en la catedral Nuestra Señora del Rosario, desde donde partieron coordinados por el profesor Emmanuel Barrios.

 

 

 

VICARIO

 

El presbítero López destacó que los jóvenes se prepararon para esta misión. “Es fundamentalmente la preparación espiritual y metodológica de contenidos de estos chicos, porque no es un turismo religioso y ellos tienen que tener bien en claro que es lo que tienen que testimoniar”, aseguró.

 

 

Insistió en la necesidad de la oración, la meditación y la elaboración de los temas porque, sostuvo, “la preparación espiritual es lo que debe arder en los jóvenes para contagiar”.

 

 

“Los jóvenes salieron al encuentro de la gente de la zona con muchas expectativas”, indicó y valoró que muchos de ellos hayan renunciado a “la comodidad que les brinda la ciudad para salir al campo”.

 

 

 

Esta misión “templa a los jóvenes en su voluntad” porque actualmente la “sociedad hedonista y materialista los ocupa a los chicos, a veces se quedan en la superficialidad de las cosas, en el dinero, en pasar momentos cómodos”.

 

 

“La salida en misión a la zona rural los madura mucho a los jóvenes porque pueden compartir con los demás”, reflexionó.

 

 

“Nos hemos encontrado con muchas realidades de lo que el Espíritu Santo estuvo obrando en el corazón de mucha gente, en sus realidades de la zona de campo” por eso destaco la expresión de un joven: “lo más hermoso que nos pasó en la vida es haber conocido a Cristo y el impulso que nos da al testimoniarlo” explicó el vicario general.

 

 

DESAFIO

 

 

El presbítero López dijo que este tipo de misiones lo “rejuvenece, porque me contagia la actitud de los jóvenes y, me desafía, porque todos estos jóvenes tienen una reserva de bondad y de entrega que a veces durante el año no los atendemos suficientemente o no los acompañamos”.

 

 

Los misioneros se hospedaron en las aulas de la escuela primaria 464, cuya directora es Graciela Ríos. Visitaron las casas y se celebraban misas en los distintos centros, además de rezar el Rosario. Hubo actividades para niños y jóvenes.

El grupo misionero se llama “Jezreel”, que significa “Dios siembra”, explicó el docente Emmanuel Barrios y destacó: “Con este nombre pensamos que la misión es esa: donde Dios esparce la semilla y cada uno dispone su corazón para recibirla”.