El lider supremo iraní respaldó el aumento de la gasolina y criticó las protestas contra el régimen

Internacionales - 17/11/2019

El ayatolá Alí Jamenei habló cuando se cumplen tres días ininterrumpidos de movilizaciones. Ya hay más de 40 detenidos y los organismos de derechos humanos aseguran que hay muertos pero que la información se oculta.

 

 


El guía supremo de Irán, el ayatolá Alí Jamenei, apoyó el domingo la decisión del gobierno de subir el precio de la gasolina, una decisión que desató protestas en todo el país. “No soy un experto y hay diferentes opiniones pero he dicho que si las cabezas de las tres ramas toman una decisión, la apoyaré”, dijo, según la televisión estatal.

 

 

 

El aumento del precio de la gasolina fue decidido el viernes por el Alto Consejo de Coordinación Económica formado por el presidente del país, el presidente del parlamento y el jefe de la autoridad judicial. “Los jefes de las tres ramas tomaron una decisión, reforzada por la opinión de los expertos y tiene que aplicarse” dijo Alí Jamenei. “Seguramente algunas personas están contrariadas por esta decisión (...) pero dañar y prender fuego no es algo de una persona normal”, añadió en referencia a las disturbios.

 

 

Manifestantes iraníes se reúnen alrededor de una motocicleta en llamas durante una manifestación contra el aumento de los precios de la gasolina en la ciudad central de Isfahán, el 16 de noviembre de 2019. (AFP)

 

 

Las movilizaciones comenzaron el viernes por el aumento del precio de la gasolina y se extendieron a todo el país con lemas políticos contra el gobierno y el sistema, lo que provocó duras reacciones por parte de las fuerzas de seguridad .El precio de la gasolina hasta el jueves era unificado y costaba diez mil riales (menos de 0,10 dólares a cambio libre), pero ya se vende en las gasolineras a treinta mil riales (0,30 dólares) y cada vehículo tiene una ración mensual con el precio de quince mil riales (0,15 dólares).

 

 

Según datos no oficiales, al menos una decena de personas han perdido la vida durante los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, aunque medios oficiales solo han confirmado un muerto en la ciudad de Sirjan.

 

 

El régimen intenta frenar el estallido social y cortó este el acceso a internet tras las protestas del sábado. Según confirmaron ciudadanos de distintas partes del país, el acceso a internet permanece cortado tanto en Teherán como en otras ciudades.

 

 


El viernes los manifestantes incendiaron un banco en Teherán
La web netblocks que monitorea la interrupción de internet en todo el mundo informó de que “los operadores de redes móviles más grandes de Irán, incluidos MCI, Rightel e IranCell, se desconectaron a partir de las 18.00 hora local (14.30 GMT) del sábado”. Más tarde actualizó que a partir de las 18.45 GMT internet quedó bloqueado casi totalmente en Irán y que solo un 7 % está conectado.

 

 

 

La maniobra busca frenar la difusión de las imágenes para evitar que las protestas continúen propagándose.