Tras la paliza electoral

Aseguran que hubo castigo a la movida tropical por un voto popular

Política - 21/08/2019

La paliza electoral del Frente de Todos a nivel nacional, lógicamente, dejó coletazos en los mentideros políticos provinciales desde donde, aseguran, se habrían disparado una serie de represalias hacia aquellos sectores que no acompañaron con su voto a la propuesta provincial de ECO + Juntos por el Cambio. Como lo reflejaron casi 25 puntos de diferencia entre la fórmula ‘F&F’ y Macri-Pichetto.


Uno de esos latigazos habría sido disparado hacia la movida tropical, para cuyas principales bandas se organizó hasta un programa provincial denominado “Corrientes Cumbia”. Para ello se dispuso una política pública económica y de infraestructura, para recorrer todos los rincones de la ciudad, arrastrando multitudes bajo la resistida figura de los “seguidores” quienes con la excusa de acompañar a sus grupos preferidos, quienes hicieron todo tipo de tropelías en cada barrio que se visitó con el latiguillo cantado de “votar a Valdés”.


La punta del ovillo la tiró Ricardo Colombi cuando disparó que muchos partidos de la alianza provincial ECO + Juntos por el Cambio se “escondieron” detrás de una candidatura. Esta declaración cuasi belicosa del ex gobernador, habría despertado un tsunami de castigo hacia aquellos que “traicionaron” con su voto el 11 de agosto. Porque las urnas no mienten.


Por eso para muchos no sorprendió el mega operativo que recientemente secuestró las dos camionetas combis donde se desplazaban “Yiyo y los Chicos 10” con Roberto Ibarra y el Grupo “Eclip’c” de Eduardo Alvarez. Con ellos se quedaron a pié, un centenar de seguidores a quienes se les incautaron varias decenas de motocicletas. Operativos que sorprendieron porque más allá de la ilegalidad que siempre tuvieron estos desplazamientos, acompañados de hechos delictivos, siempre las fuerzas de seguridad –policía provincial- hicieron la vista gorda durante años con esta movida tropical, acatando directivas emanadas desde “más arriba”.


Fue el ‘castigo oficialista’ a Yiyo y a Eclip’c y sus seguidores por votar a la fórmula Fernández & Fernández.