La Justicia consideró violencia de género al no pago de alimentos

Info General - 15/05/2019

Un magistrado del Juzgado de Paz de Itá Ibaté recaratuló la causa de una mujer porque su expareja no pagaba la cuota alimentaria que habían acordado para el hijo de ambos. Sostuvo que la no provisión de recursos económicos constituía una conducta de perjuicio.

 

El ca­so se ini­ció an­te el Juz­ga­do de Paz de Itá Iba­té co­mo uno por ali­men­tos, en el cual las par­tes en prin­ci­pio lle­ga­ron a un acuer­do, ho­mo­lo­gán­do­se el mis­mo. Lue­go de trans­cu­rrir cua­tro me­ses sin que el pa­dre del ni­ño abo­na­ra a la ma­dre la cuo­ta ali­men­ta­ria, és­ta úl­ti­ma se pre­sen­tó an­te el Juz­ga­do a re­a­li­zar el co­rres­pon­dien­te re­cla­mo. Eduar­do Mo­de­nut­ti, ti­tu­lar del Juz­ga­do de Paz, se­ña­ló que la fal­ta rei­te­ra­da por par­te del ali­men­tan­te ad­mi­tía la adop­ción de me­di­das co­mo el em­bar­go pre­ven­ti­vo. Aña­dió que ese in­cum­pli­mien­to con­fi­gu­ra­ba, ade­más de la vio­la­ción de un de­re­cho ele­men­tal bá­si­co de los ni­ños y ado­les­cen­tes, “un cla­ro ca­so de vio­len­cia de gé­ne­ro y fa­mi­liar, por ejer­ci­cio de la vio­len­cia eco­nó­mi­ca”.


“La vio­len­cia eco­nó­mi­ca, en­ten­di­da co­mo la se­rie de me­ca­nis­mos de con­trol y ma­ne­jo, no pro­ve­er re­cur­sos eco­nó­mi­cos por ejem­plo, es una de las for­mas más tre­men­das de vio­len­cia que mues­tran las re­la­cio­nes de po­der que se es­ta­ble­cen en­tre mu­je­res y hom­bres por­que que­da en ma­nos de es­tos úl­ti­mos un po­der acom­pa­ña­do de la su­mi­sión o su­bor­di­na­ción de las mu­je­res”, sos­tu­vo. “De por sí, el in­cum­pli­mien­to ali­men­ta­rio en sus dis­tin­tas va­ria­bles (to­tal, par­cial, tar­dí­o) cons­ti­tu­ye un mo­do par­ti­cu­lar­men­te in­si­dio­so de vio­len­cia de gé­ne­ro en la fa­mi­lia, por­que oca­sio­na un de­te­rio­ro de la si­tua­ción socio-­económico de la mu­jer. Eso li­mi­ta los re­cur­sos des­ti­na­dos a sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des y la pri­va de los me­dios im­pres­cin­di­bles pa­ra afron­tar la vi­da con dig­ni­dad”.


El ma­gis­tra­do re­ca­ra­tu­ló las ac­tua­cio­nes y, en ca­rác­ter de ali­men­tos pro­vi­so­rios, otor­gó una su­ma equi­va­len­te al 20% de los ha­be­res men­sua­les que per­ci­be el pa­dre. Dis­pu­so tam­bién que el mon­to fue­ra des­con­ta­do por esa ins­ti­tu­ción y de­po­si­ta­do del 1 al 10 de ca­da mes en una cuen­ta ju­di­cial pa­ra que la co­bra­ra la ma­dre del ni­ño. In­di­có que la cau­sa se­ría re­mi­ti­da al Juz­ga­do de Fa­mi­lia de la ciu­dad de Co­rrien­tes com­pe­ten­te.