El Costo Cambiemos

Política - 05/03/2019

En pasillos cercanos a nuestra casa rosada mucho se habla de una reciente encuesta donde la alianza ECO Cambiemos, si fueran hoy las elecciones, perdería hasta un diputado y dos concejales capitalinos.

 

Con la fecha elegida del 2 de junio para las provinciales en Corrientes, el radicalismo vernáculo se desprendió en forma desalineada de las urgencias que tiene Mauricio Macri para avanzar en la reelección, y lo que hace un par de años resultaba una Gran Oportunidad a las claras hoy ya no resulta tan lucrativo. A excepción de María Eugenia Vidal y Enrique Rodríguez Larreta todas las provincias van eligiendo andar sus propios caminos y proteger posiciones locales.

 

Muchos pensaron que Corrientes podía jugar sus chances junto al Presidente como un gesto amistoso, ya que sin arriesgar la Gobernación en el derrumbe de la economía acompañar en las malas a la Nación no sería tan feo negocio. Por otra parte, también el presupuesto de las elecciones de medio término para el Gobernador hubiera sido absorbido por los hombres del Presidente.

 

Reducido a espejitos y cuentas de colores las grandes inversiones para las provincias del norte, ECO prefiere confrontar el incendio político de costoso déficit con recetas típicas. Quizás por eso Gustavo Valdés eligió de todas las fechas disponibles el primer domingo de junio, a pesar de los rezongos del vicegobernador que pretendía llevarlas más allá juntando chances para las PASO.

 

Entonces, las resoluciones de la Convención Nacional de la UCR no despertaron mucho interés acá y seguramente la cuestión de lugares en la fórmula del presidencial, o listas propias de radicales, quedará para discusión exclusiva de los interesados.

 

Con esas determinaciones poco y nada queda por decidir en nuestra provincia donde el oficialismo jugará a dos puntas la renovación de bancas: paladares negros colombistas y colectora de aliados sin lugar, buscando rasguñar votos de todos lados en variopinto color con clásicas tácticas de lapicera.

 

En la agenda de Salta y Mayo quedaría por resolver el tema de la capital donde la gestión municipal resultó calamitosa para cualquier trama electoral, siendo el lugar donde más irritada está la gente con el oficialismo. Las versiones que señalan que la estrepitosa caída en preferencias para Tassano adquieren veracidad cada vez que las consultoras arriman algún sondeo a los escritorios.

 

Por eso deberán poner toda la carne en el asador en esta ciudad, y a eso apunta la decisión de politizar el gabinete con operadores políticos por sobre funcionarios técnicos. Todo a expensas del generoso Erario donde los costos de la política habitualmente se trasladan a todos los contribuyentes.