Mujeres policías piden no trabajar en los operativos de las movilizaciones feministas

Sociedad - 15/02/2019

El pedido fue elevado a la ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich, a pocas semanas de que se celebre un nuevo Día Internacional de la Mujer.


La Red de Mujeres Policías solicitó este viernes a la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, que se las exima de de los operativos que se despliegan en las marchas y movilizaciones en reclamo por los derechos de las mujeres.

 

"Proponemos en principio que no se nos envíe a marchas de mujeres porque no es un delito manifestar por la seguridad y la erradicación de la violencia contra nosotras. Creemos que no debe enviarse ni a policías hombres ni mujeres, porque pedir por el cese de la violencia, repetimos, no es delito. No tenemos que estar allí, y si estamos será para levantar el cartel 'Ni Una Menos', acompañando, jamás reprimiendo”, indica el comunicado publicado por la Red de Mujeres Policías impulsada por la suboficial Gabriela Macías de la Policía de Santa Cruz, según consignó Notas de Periodismo Popular.


Y sigue: "Somos trabajadoras, nuestro lugar no es el de reprimir, sino el de capacitarnos y promover como mujeres una mayor perspectiva de género en las fuerzas de seguridad”.

 

La Red de Mujeres Policías denunció además que las situaciones de abusos y hasta casos de violación dentro de las fuerzas de seguridad. "Ante una violación nosotras estamos obligadas a no ir a la justicia. Debemos, como primer paso, denunciar a nuestro jefe, que a veces es el violador y si no lo es, es el amigo", sostuvo Macías.

 

"En muchos casos los jefes directos no toman la denuncia. En vez de proteger a las policías, se ponen muchas veces al servicio de la otra parte o hacen omisión. Lo primero que hacen, ante una denuncia, es sacarle el arma a la mujer, dejándola sin posibilidad de hacer adicionales. Con el supuesto fin de protegerla la perjudican, incluso, económicamente", sostuvo Macías y agregó que a las oficiales abusadas se les abre una carpeta psicológica "que nunca se cierra y que las afecta, incluso, a la hora de ascender en el escalafón, aunque tengan un legajo intachable".

 

La propia Macías fue víctima de violencia de género y en 2016 denunció a su ahora ex pareja.