Panorama semanal de Chaco

El tramo final del primer mandato de Peppo

Política - 10/02/2019

El gobernador Domingo Peppo hizo los cambios en su gabinete y él mismo aclaró que no se trataba de cambios efectuados para un segundo tiempo, sino para la parte final de un partido. ¿Es posible que piense que no tiene chances de un segundo mandato? Las tiene, pero más que de él mismo depende de una oposición desdibujada que no ha podido capitalizar las ventajas que dio como tercera gestión el Frente Chaco Merece Más.

 

De esos cambios quizás dos sean los más significativos. El primero es Roberto Acosta. Es el cuadro político más importante que retiene sobre el final de su primer mandato Domingo Peppo. Es altamente significativo que el gobernador haya decidido “promoverlo” de ministro de Desarrollo Social, a secretario General de la Gobernación.

 

El verdadero poder tras ubicarlo en el cargo que en este lapso ocupó Maly Serrano se conocerá más tarde, si es que el primer mandatario decide investir de nuevo al Secretario General con el manejo del FAPPO. Sí, el Fondo Fiduciario de Publicidad Oficial que manejó Horacio Rey hasta que fue detenido en la causa Lavado I y que pasó a Aldo Almirón que por ahora sigue ocupando la Secretaría de Información Pública, o como quieran llamarla.

 

Serrano que ingresó al Gabinete como ministra de Planificación y Ambiente no lo quiso o no le concedieron ese poder. Falta saber si la tesitura se va a repetir con Acosta. No son lo mismo. Una es un cuadro técnico, el otro netamente político.

 

Párrafo aparte merece la pregunta: ¿Era Horacio Rey un secretario con rango de ministro, y entonces tenía fueros entonces para no ser detenido?

 

La promoción de Acosta impacta de lleno en el Ministerio de Desarrollo Social. La secretaria de Abordaje Territorial, Silvana Tayara ocupará ese cargo, pero los que conocen la tarea que se le avecina a partir de ahora advierten que no tiene la sensibilidad necesaria para estar en ese cargo. ¿Ni en el anterior, ni en el de ahora? No lo dejaron en claro las fuentes.

 

El segundo cambio más importante de los que hizo el gobierno fue en el Ministerio de Seguridad. Será la primera vez en la historia de la provincia en tiempos de democracia que un policía en actividad se hacer cargo de una cartera que a su vez conducen los destinos de la Policía del Chaco. Daniel Chorvat, venía desempeñándose como Subsecretario de Políticas de Seguridad y Planificación, pero es comisario principal y está en uso de licencia desde el 2015. Desde posiciones de segunda línea venía siendo el asesor de los diversos ministros que ocuparon ese cargo.

 

Ahora un hombre de la fuerza actividad se hizo cargo del ministerio. La responsabilidad es enorme. La intrascendencia del abogado Carlos Barcesa en ese cargo le brinda chances. La vara no está muy alta, pero los problemas de seguridad y prevención del delito son una de las debilidades de la gestión de Peppo.

 

En la dinámica de esos cambios, hubo algunos ministros que no se movieron. El de Hacienda, Cristian Ocampo, es el primero. Es el hombre fuerte del gabinete. Su última gestión junto al gobernador con el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, para conseguir mejores condiciones para negociar la deuda de Secheep con CAMMESA revelan su gravitación.

 

Secheep depende de Infraestructura, que tiene otro ministro que no se movió Fabián Echezarreta. Las investigaciones de la Justicia Federal lo golpearon duro. Su permanencia en el cargo le garantizan además los fueros.

 

También Marcela Mosqueda sigue en Educación pese a que no tiene prácticamente ningún logro desde que llegó al cargo. El diario La Nación -que el gobierno entero corrió a mostrar esta semana para convalidar una buena nota en el ránking de transparencia- desnudó este fin de semana que los docentes del Chaco son los que más poder adquisitivo perdieron en el país junto a los salteños. Dice el diario de los Mitre que fue del 26 por ciento la pérdida. En el Chaco, los maestros saben que fue más. Bastante más.

 

Los demás cambios importan lo que Peppo definió sólo como lograr algo de oxígeno para terminar el mandato. El dato elocuente es Martín Nievas -golpeado por la situación judicial de su hermano, el detenido intendente Oscar Nievas- de ministro político en Gobierno pasó “Planificación y Ambiente”. Se sale del Consejo de la Magistratura un hombre que viene de la zona en la que Greenpeace denuncia la deforestación incontrolada del bosque chaqueño.

 

Los nombres que aparecieron, la repetición de enroques, hablan de la soledad del gobierno para abrevar en otros espacios de la interna del PJ que hubiera aportado nuevas figuras. Una reelección del gobernador lo colocaría en una situación distinta. Si hoy no puede tomar hombres del coquismo, con seguridad lo podrá hacer si es reelegido en un próximo mandato.

 

Precisamente Jorge Capitanich tuvo un tibio intento de mostrarse como un posible candidato, pero nunca termina de definirse. Imposible saber qué cuestiones lo llevan a mostrarse tan dubitativo. Puede ser una casualidad, pero justo también en la semana el juez Claudio Bonadío apretó otro tramo del acelerador en la causa de la Gestión de Residuos Sólidos Urbanos (GIRSU) y terminó procesando a varios de los intendentes que firmaron convenios con él cuando era jefe de Gabinete de Cristina Fernández. Muchos de esa treintena de jefes comunales o ex jefes comunales quieren ser candidatos a la reelección. ¿Impactará esa causa en sus candidaturas?

 

Igualmente, la oposición tiene el escenario cada vez más adverso. Uno de los pocos dirigentes radicales que se mueve con mucha fuerza en una campaña frontal contra el gobierno es el presidente del Comité Provincial, Livio Gutiérrez.

 

Ahora generó una gira por diversos puntos de la provincia en donde viene denunciando los desmanejos que llevaron a la situación terminal en la que se encuentra Secheep. Uno de los últimos lugares que visitó fue Basail. Allí no dejó dudas de que la cuestión de las tarifas de energía eléctrica depende de la acción que en conjunto puedan hacer la distribuidora estatal de la provincia y el gobierno nacional.

 

Ante sus correligionarios advirtió que además de las acciones que se reclaman para Secheep tiene que haber un planteo al gobierno nacional. Dejó la sensación de que no hay contactos con la Nación. Que el radicalismo no pesa en la mesa nacional.

 

Pero si en esas acciones falta alguien es el principal candidato del radicalismo. Carim Peche parece estar esperando el mes de marzo, cuando se retome la actividad en la Legislatura provincial. Por el momento no está en modo campaña.

 

www.chacohoy.com